En temporada de calor, es posible consumir alimentos en descomposición o echados a perder, que pueden causar diarrea. Si no se trata adecuadamente puede provocar deshidratación, siendo los más afectados las niñas y niños.

¿Cuáles son los síntomas?

Las y los niños suelen quejarse de dolor de estómago, van más veces de lo normal al baño, evacúan casi “líquido” y en algunos casos pueden presentar fiebre o vómito.

Tratamiento en niños

Cuando se presente la diarrea, te recomendamos:

  • En caso de tener más de 3 evacuaciones líquidas al día, será necesario iniciar la hidratación oral por medio de agua y jugos de manzana, pera, guayaba o duraznos
  • Si se toleran adecuadamente los líquidos, es recomendable comer alimentos sin grasa ni irritantes y evitar productos lácteos y sus derivados
  • Procura una dieta blanda basada en frutas como la manzana, pera, guayaba y durazno, así como gelatina de agua
  • Durante el tiempo que dure la infección se recomienda que las niñas y niños estén tranquilos y en un lugar fresco, además de tomar frecuentemente la temperatura corporal, para detectar oportunamente si hay fiebre

Deshidratación

Durante el tiempo que los niños tienen diarrea es necesario que beban más agua de lo normal, pues es fácil que su cuerpo, al eliminar tanto líquido llegue al punto de no quedarse con la cantidad suficiente de agua para cubrir funciones básicas del organismo. En este caso, es muy importante visitar al médico de inmediato e iniciar con hidratación vía oral.

Sabrás que están deshidratados si…

  • Lloran sin lágrimas
  • Tienen los ojos hundidos
  • Tienen mucha sed
  • Presentan piel y boca seca
  • Su llanto es débil y emiten quejidos
  • Están débiles y soñolientos
  • En niños menores de un 1 año se les hunde la “mollera”
  • Disminuye o desparece la orina
  • Existe sangre en las evacuaciones
  • Vomita constantemente