Cuando se presenta la colitis ulcerosa hay varios procedimientos posibles, los cuales requieren que se visite el hospital. Estos son variados y pueden ir desde la administración de líquidos y/o alimentos a través de sondas; medicamentos para detener la diarrea, reducir la hinchazón o combatir infecciones; hasta una transfusión o incluso una cirugía, como la ileostomía o una colectomía.

Al momento de salir del hospital, es importante revisar con el médico todas las medidas que se deben tomar, las cuales se determinan según las necesidades personales y preguntar todas las dudas que se tengan. Asimismo, el médico indicará cuando se debe volver para realizar los exámenes necesarios.

Una vez en casa, la mayoría de las personas tendrá intervalos largos entre las reagudizaciones de este padecimiento.

La posibilidad de tener un accidente intestinal puede causar preocupación e incluso depresión; además, otras situaciones estresantes en la vida pueden causar problemas con la digestión. En este caso, es importante conversar con el doctor sobre las formas de manejar estos sentimientos, preguntar qué tipo de ejercicios son recomendables o realizar actividades relajantes.

De acuerdo con la gravedad de este padecimiento y a la forma como se responde al tratamiento, se pueden recomendar diferentes fármacos para ayudar en el alivio de los síntomas. Es fundamental seguir instrucciones y consultar con el doctor sobre el uso de otros medicamentos, ya que algunos pueden empeorar los síntomas.

Quizás sea necesario que sólo se tomen líquidos o alimentos diferentes a los que normalmente se consumían; es importante preguntar cuándo será el momento en que se podrá comenzar con una alimentación regular. También, se debe seguir una dieta saludable y balanceada, con suficientes calorías, proteínas y nutrientes esenciales.

Algunos tipos de alimentos y bebidas podrían empeorar los síntomas, por ello, es fundamental que se eviten. Es el caso, por ejemplo de la fibra. Deben consumirse frutas y verduras horneadas en caso de que al comerlas crudas se genere malestar.

Es aconsejable evitar productos que ocasionan gases, como frijoles, alimentos picantes, coliflor, brócoli o cítricos y deben limitarse o evitarse la cafeína y el alcohol.

Es necesario comer cantidades más pequeñas y con mayor frecuencia y beber bastantes líquidos.